Hemorroides y sus cuidados | Compendio de Enfermeria

Hemorroides y sus cuidados



Son varicosidades de las venas del plexo hemorroidal, complicadas a menudo con inflamación, trombosis y hemorragia.

Las externas se localizan por debajo de la línea dentada y están cubiertas por epitelio escamoso. Las internas se localizan por encima de la línea dentada y están revestidas por la mucosa rectal. Las se producen típicamente en las zonas anterior derecha, posterior derecha y lateral izquierda, y afectan por igual a adultos y niños.

http://3.bp.blogspot.com/_HUkWDJF4PVw/SVRe5TcvViI/AAAAAAAAAqo/5wTRmOHd5to/s400/Hemorroides.JPG

Síntomas, signos, anamnesis de enfermería
Las hemorroides suelen ser asintomáticas, pero pueden causar hemorragia, protrusión y dolor. La hemorragia rectal debe atribuirse a hemorroides sólo después de descartar trastornos más graves. La hemorragia hemorroidal, que sigue característicamente a la defecación y se observa en el papel higiénico, puede producir excepcionalmente anemia o hemorragia grave. Las hemorroides externas e internas pueden protruir; pueden regresar espontáneamente o ser reducidas manualmente. Sólo son dolorosas las hemorroides trombosadas o ulceradas. Una hemorroide trombosada se presenta con protrusión perianal y un dolor que varía desde inexistente a grave. Unas hemorroides ulceradas, edematosas o estranguladas (crisis hemorroidal aguda) pueden causar dolor intenso. Es menos frecuente que las hemorroides internas causen secreción mucosa y una sensación de evacuación incompleta, y las hemorroides externas causan dificultad para la limpieza de la región anal. El prurito anal no suele ser un síntoma de hemorroides.

Las hemorroides trombosadas y las hemorroides estranguladas edematosas y ulceradas se pueden diagnosticar fácilmente al inspeccionar el recto. La exploración tras el esfuerzo de la defecación o la administración de un enema de fosfato suelen revelar el grado de la patología hemorroidal del Paciente. La anoscopia es esencial para evaluar las hemorroides indoloras.

Tratamiento y cuidados de enfermeria
Los agentes ablandadores de las heces o que aumentan su volumen (p. ej., psilio) pueden corregir el estreñimiento y el esfuerzo de la defecación, haciendo así posible su resolución. El dolor causado por una hemorroide trombosada se puede tratar tranquilizando al Paciente, o con baños de asiento, pomadas anestésicas o compresas de extracto de olmo escocés (hamamelis). Las hemorragias sangrantes se pueden tratar con inyecciones esclerosantes de fenol al 5% en aceite vegetal. La hemorragia debe cesar al menos temporalmente.

Las hemorroides internas más grandes o las que no responden a las inyecciones esclerosantes se tratan mediante ligaduras con bandas de goma. Una banda elástica de 6 mm de diámetro se estira hasta unos 9 mm; se pinza la hemorroide interna en un área insensible al dolor y se extrae a través de la banda, y ésta se suelta para que estrangule la hemorroide, la cual resulta necrosada y se desprende. Se liga una hemorroide cada 2 sem; pueden necesitarse de tres a seis tratamientos. En ciertas circunstancias pueden ligarse varias hemorroides en una sola localización. La fotocoagulación infrarroja es útil para extirpar pequeñas hemorroides internas, hemorroides que no pueden ser ligadas con bandas de goma a causa de la sensibilidad dolorosa o de hemorroides que no pueden curarse mediante ligadura con bandas de goma. Modalidades de eficacia no demostrada son la destrucción con láser y varios tipos de electrodestrucción. La hemorroidectomía se realiza pocas veces en hemorroides sangrantes.

Las hemorroides internas protruyentes se tratan mediante ligadura con bandas de goma. En las hemorroides mixtas internas y externas sólo debe ligarse el componente interno. La hemorroidectomía es necesaria si no existe un componente interno importante. Es poco frecuente que una incisión simple y la evacuación del coágulo alivien el dolor con rapidez.

Las hemorroides estranguladas edematosas ulceradas (crisis hemorroidal aguda) pueden tratarse de manera conservadora, porque es probable que el dolor y la tumefacción se resuelvan con rapidez; las trombosis se reabsorben en 4 a 8 sem. El dolor incapacitante que no se resuelve con analgésicos, baños de asiento, compresas locales y otras medidas conservadoras puede tratarse mediante: 1) inyección de un anestésico local que contenga hialuronidasa, seguida de ligadura con bandas de goma de las hemorroides internas y trombectomías múltiples, o 2) hemorroidectomía.


Busquedas relacionadas:

  • hemorroides cuidados de enfermeria
  • CUIDADOS DE ENFERMERIA EN HEMORROIDES
  • linea dentada
  • hemorroides cuidados
  • cuidados de enfermeria hemorroides
  • cuidados de enfermeria de la hemorroides
  • hemorroidectomia cuidados de enfermeria
  • hemorroides necrosadas
  • hemorroide estrangulada
  • diagnosticos de enfermeria para hemorroides