Hipoglicemia del Recién Nacido | Compendio de Enfermeria

Hipoglicemia del Recién Nacido



Glucemia <40 mg/dl (<2,2 m mol/l) en el RN a término, o <30 mg/dl (<1,7 m mol/l) en el prematuro.

Etiología
La hipoglicemia suele ser consecuencia de la deficiencia de los depósitos de glucógeno en el momento del nacimiento o secundaria a un hiper-insulinismo. Los depósitos de glucógeno pueden ser deficientes en los RN pretérmino de muy bajo peso, que se hallan expuestos al desarrollo de hipoglicemia si no reciben un aporte mantenido de glucosa exógena. Los depósitos de glucógeno también están exhaustos en los RN con malnutrición intrauterina debida a insuficiencia placentaria (RN PEG). Si estos RN tienen también una asfixia perinatal mantenida con hipoxia, cualquier depósito de glucosa (como el glucógeno) será consumido rápidamente a través de la glucólisis anaerobia. Los RN con depósitos de glucógeno deficientes pueden desarrollar hipoglicemia en cualquier momento durante los primeros días de vida, especialmente cuando los intervalos entre las tomas de alimento son prolongados o la ingesta oral es escasa.
El hiperinsulinismo es característico de los RN hijos de madre diabética (de forma inversamente proporcional al control de la diabetes), con eritroblastosis fetal grave y con el síndrome de Beckwith-Wiedemann (macroglosia, hernia umbilical e hipoglicemia). Es típico que la elevación de los niveles de insulina produzca la caída rápida de la glicemia en las primeras 1 o 2 h después del nacimiento, cuando se interrumpe el suministro continuo de glucosa a través de la placenta. También puede aparecer hipoglicemia cuando se interrumpe bruscamente la administración i.v. de una solución de glucosa en agua.

Síntomas, signos y diagnóstico

Aunque muchos RN permanecen asintomáticos, puede observarse indiferencia, rechazo del alimento, hipotonía, mioclonías, crisis de apnea y convulsiones. Sin embargo, estos signos son inespecíficos y también pueden observarse en RN que han sufrido una asfixia, presentan hipocalcemia o están sufriendo un síndrome de abstinencia (p. ej., de narcóticos).
Las correlaciones entre los síntomas de hipoglicemia y las secuelas neurológicas posteriores son inexactas.

Cuidados de Enfermería

Como la hipoglicemia neonatal puede provocar una lesión neurológica, su prevención o tratamiento deben ser lo más precoces posible.
Dado que los RN hijos de madres diabéticas dependientes de la insulina desarrollan a menudo hipoglicemia precoz, suelen ser tratados con una solución de glucosa i.v. al 10% ya desde el nacimiento, y lo mismo puede decirse de los niños en estado grave, de los muy prematuros o de los que tienen sufrimiento respiratorio. Los demás RN con riesgo, pero que no son patológicos, deben recibir tomas de alimento frecuentes con fórmulas que aporten carbohidratos y otros elementos nutritivos. Además, en todos estos RN deben hacerse frecuentes comprobaciones de la glicemia, lo que puede realizarse a la cabecera del paciente utilizando tiras para determinación de glucosa. Sin embargo, las determinaciones de la glicemia en la sangre capilar de los RN efectuadas con tiras son inexactas. Ante cualquier resultado que sea marginalmente bajo o en cualquier RN con síntomas sugestivos de hipoglicemia, deberá comprobarse la glicemia verdadera.
Los RN que desarrollan hipoglicemia sintomática o en los que la glicemia no mejora rápidamente después de la alimentación enteral deben recibir inmediatamente una solución de glucosa al 10% i.v., a un ritmo de 5 ml/kg en 10 min. A continuación, se mantendrá un ritmo que proporcione 4 a 8 mg/kg/min de glucosa (es decir, suero glucosado al 10% en dosis de alrededor de 60 a 120 ml/kg/d). Deben controlarse los valores de la glicemia y ajustar el ritmo de la perfusión a los valores de cada momento. Cuando la situación del paciente mejore, la alimentación enteral sustituirá progresivamente a la infusión i.v., aunque sin dejar de controlar la glicemia. La administración i.v. de glucosa debe retirarse siempre de forma paulatina, ya que su interrupción repentina puede provocar una hiperglicemia.
Si existen dificultades para iniciar rápidamente la administración i.v. en un RN hipoglucémico, el glucagón en dosis de 100 a 300 mg/kg i.m. (máximo 1 mg) suele producir la pronta elevación de la glicemia, efecto que se mantiene de 2 a 3 h, salvo en los niños con depleción de los depósitos de glucógeno. La hipoglicemia que no responde a la administración de dosis altas de glucosa puede tratarse con hidrocortisona, 5 mg/kg/d i.m. fraccionados en 2 dosis. Si tampoco responde a este tratamiento, deben considerarse otras causas (p.ej., sepsis) y posiblemente sea conveniente hacer un estudio endocrinológico.


Si te gusta esto, asegúrate de suscribirte a nuestro boletín.
Ingresa tu mail: