Lesiones penetrantes de baja energía | Compendio de Enfermeria

Lesiones penetrantes de baja energía



La lesión traumática tiene lugar cuando la energía aplicada al tejido produce la rotura o alteración anatómica, con cambios microscópicos y macroscópicos. Los cuadros traumáticos suelen ser complejos; el traumatismo penetrante puede tener un componente contuso asociado al mismo y viceversa, en tanto que el traumatismo explosivo puede ir asociado con lesiones incisas y contusas La energía cinética que un objeto agresor imparte a los tejidos corporales es representada por la fórmula anteriormente descrita.
Cuando un objeto impacta alguna estructura del cuerpo, su energía es intercambiada por la energía que provoca aplastamiento de esas células y las rechaza en su trayectoria (Cavitación).
En el caso de un proyectil, a mayor tamaño de éste, mayor número de partículas impactarán y mayor será el
intercambio de energía.

Grados de lesión y energía.
El daño causado por una lesión penetrante puede ser estimado clasificando los objetos penetrantes en tres
categorías: Efecto de lesión por arma blanca.
Lesión limitada a la trayectoria de potencial penetración.
1. Baja energía.
(cuchillo, cualquier objeto corto punzante, etc.). Producen daño solamente por su borde cortante agudo;
dado que son lesiones de baja velocidad, usualmente producen menor trauma secundario asociado Es necesario efectuar siempre una evaluación completa que permita descartar complicaciones. Por ejemplo, uno de cada cuatro pacientes con lesiones abdominales tiene también una lesión torácica, pues una herida penetrante en la región superior del abdomen frecuentemente provoca daño diafragmático o pulmonar asociado.
Las heridas por arma blanca van desde las pequeñas heridas por punción a las grandes incisiones y desgarros.
La herida es el resultado de la separación de los tejidos por la presión de un borde o un extremo afilados que
ejercen fuerza de aplastamiento. La intensidad de la lesión por aplastamiento tiende a ser pequeña con cuchillas estrechas, rebajadas (ej. navajas de afeitar), que causan una lesión cortante microscópica que se limita al trayecto de la punta del instrumento, pero que se hace mucho más extensa y macroscópica en el caso de las armas grandes y romas (ej. hacha).
El potencial lesional de una puñalada depende del punto de penetración y de las estructuras subyacentes, de la
longitud de la penetración y de la trayectoria de la hoja. Relatos de casos indican que las víctimas apuñaladas
por la espalda tienen heridas dirigidas, por lo general, hacia abajo, mientras que los apuñalados de frente suelen
presentar heridas dirigidas hacia arriba. Estos patrones son el reflejo del manejo del arma y de la posición del
asaltante en relación con la víctima.


Guardado en: Puncion, Violencia

Busquedas relacionadas:

  • traumatismo de baja energia
  • lesiones penetrantes
  • lesion penetrante
  • traumatismos de baja energia