Cuidados de Enfermeria de nefrostomia percutanea | Compendio de Enfermeria

Cuidados de Enfermeria de nefrostomia percutanea



La Nefrostomía Percutanea se define como la derivación a piel mediante un catéter de la orina que produce un riñón.
OBJETIVO:
• Esta técnica esta indicada en uropatías obstructivas altas y severas, es decir gran obstrucción a nivel de pelvis renal o a nivel de uréter.
• También se utiliza para el tutelaje o reposo de estos segmentos urinarios tras cirugía. Permite un óptimo drenaje urinario y una larga duración si fuera necesaria.
RECURSOS HUMANOS:
Enfermero/a.

RECURSOS MATERIALES:
Solución antiséptica. Agua oxigenada. Suero fisiológico. Pinzas sin dientes. Tijeras. Gasas y compresas. Esparadrapo de tela hipoalergénico. Guantes.
TÉCNICA DE EJECUCIÓN
Preparación del paciente:
• Informar al paciente de la técnica a realizar.
• Colocar al paciente en decúbito lateral.
Ejecución:
SE TRATA DE UNA CURA PLANA Y OCLUSIVA.
• Observamos la integridad del disco de silicona que rodea al catéter, verificando que los puntos de sutura que lo fijan a la piel no se han soltado, ni están macerados, ni hay indicios de infección local.
• Limpiaremos debajo del disco con solución antiséptica, secando luego minuciosamente.
• Pincelaremos los puntos de sutura con solución antiséptica.
• Cuando el catéter de NPC se mantiene durante un largo periodo de tiempo aparece entre el disco de silicona y la piel, un fuerte olor amoniacal (orina contaminada) que llega a la piel por peritubo (alrededor del catéter).
• Este olor se neutraliza y controla limpiando la piel en contacto con el disco con agua oxigenada diluida, dejándola actuar durante unos minutos, para posteriormente retirar la solución con suero fisiológico y un secado efectivo.
• De toda la técnica aquí descrita el paso más importante es de almohadillado y fijación del catéter a la piel mediante gasas, compresas y cintas adhesivas, evitándose el acodamiento.
Una vez finalizado el procedimiento:
• Colocar al paciente en posición cómoda.
• Recogida y orden del material.
OBSERVACIONES:
En las primeras horas tras la técnica debemos valorar:
• Que el paciente esté en reposo y afebril.
• Que no exista, en el drenado, hematuria intensa o persistente, aunque es frecuente una leve hematuria que cede espontáneamente a las pocas horas de la instalación de la NPC.
• Extremaremos la vigilancia en pacientes anticoagulados o con problemas de coagulación no corregidos.
• Que el apósito que cubre y fija el catéter esté integro, sin exudados y sin que exista acodamiento ni en el catéter ni en la bolsa colectora.
• Valoraremos si el paciente es autosuficiente para evitar movimientos bruscos que extravasen el catéter y mantener la posición correcta del sistema para un drenaje óptimo.
• Que el catéter no esté obstruido por coágulos, detritus, grumos de pus o fragmentos litiásicos, consiguiendo la desobstrucción en su caso, mediante lavado del catéter.
• Son signos de obstrucción la disminución de orina recogida en la bolsa y el dolor lumbar que refiere el paciente.
• Que no refiera el paciente alergias al desinfectante que estemos usando y/o intolerancia a cintas adhesivas.
• Debemos familiarizarnos con el sistema del catéter, para saber cuando está “abierto” a bolsa o está cerrado mediante una llave de paso.
REGISTROS:
• Registrará la realización del procedimiento y las incidencias ocurridas durante el mismo.


Etiquetas:

Busquedas relacionadas:

  • nefrostomia
  • nefrostomia percutanea
  • cuidados nefrostomia enfermeria
  • cura de nefrostomia
  • diagnosticos de enfermeria en nefrostomia
  • obstruccion cateter nefrostomia